ANIVERSARIO DE UNA DESOBEDIENCIA


ANIVERSARIO DE UNA DESOBEDIENCIA
Cuando el jugador es a su vez el peón, los jugadores de ajedrez no solemos identificarnos con ninguna pieza, aún cuando empezamos con una estrategia estudiada, la evolución de la partida nos hace cambiar de preferencia de una pieza, sea en ataque o defensa, pero casi siempre comenzamos confiando en una pieza para el remate de la partida.
Y rara vez es un peón el que llega al final de la partida, con una significativa relevancia para ganarla, este desenlace suele suceder cuando el adversario es muy torpe.
En la vida, y en el juego, (del ajedrez) esa ha sido siempre mi fórmula, de ahí que nunca haya sido buen jugador ni buen vividor.
Sobre todo por no haber escondido nunca mis estrategias, siempre las he ido mostrando, me divierte desde la salida amenazar “que con esta te atizo”
En esta trayectoria de “indignado” no podría ser menos, desde el comienzo, confiando desde la salida en un peón he ido avanzando, apoyándome a veces en caballo otras en delfin, otras escondiéndome detrás de una torre, pero nunca ocultándome, siempre he jugado de frente.
De ahí mi deducción de que el adversario es muy torpe.
Ahora faltando poco para llegar al final de la tabla y convertirme en dama, quizás haya llegado el momento de sacrificarme, pues no creo que el valor de un peón sea considerado para ganar la partida, tanto por un lado como por otro.
Pero la evolución de este peón, puede dar la clave, aprovechando el camino que ha abierto para ganar la partida.
Digo esto por si alguna vez no estoy aquí, porque de una forma u otra hayan acabado conmigo, estudiar mi trayectoria, en cada actuación hay una estrategia que os puede ser muy útil, y mientras no acaben conmigo estaré aquí, unas veces parado otras avanzando, nunca retrocediendo, es lo bueno que tiene el ser un peón, en ajedrez no puede retroceder, y si consigo llegar al final de la tabla, este peón no lo cambiaré por una dama, ahí en lo alto de la tabla os estaré esperando a que ganéis la partida las demás piezas, desde donde esté veré con inmensa satisfacción como las damas dan jaque mate al rey.
Porque de eso estoy seguro, dado lo torpe que es nuestro contrincante.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s