Gernika se muere.

El árbol de Gernika muere.

El símbolo del nacionalismo vasco muere, quizá sea un presagio de renovación, cuando los ideales de libertad, justicia y honradez no se han cuidado como se debiera, la Libertad se resquebraja, la Justicia se evapora y la Honradez se pudre.

La savia de su tronco ya no alimenta a ramas, hojas…que dieron cobijo a tan grandes ideas.

El roble que resistió el más atroz de los bombardeos no ha resistido el olvido que lo simboliza.

Gernika no es una ciudad, Gernika era un árbol, hoy Gernika no es nada.

Así como los viejos idealistas, sin el cobijo de su sombra, no somos nada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s