¿Son los políticos unos ludópatas?

IMG_2274

¿Son los políticos unos ludópatas?

No podría afirmarlo con rotundidad, pero sus reacciones son las mismas que los enganchados a las máquinas del bar.

Reacción del enganchado: da golpes a las teclas con fuerza y energía, con cara de triunfador, pide que le llenen la copa para celebrar el triunfo, sigue aporreando su mala racha convencido de que va a cambiar. Quizá sea la copa que tiene el cenizo. “niño llena esto, pero ponlo en otra copa que esta tiene el mal fario”

Sigue aporreando su mala suerte, se pone nervioso y mira alrededor por si alguien lo esta mirando, a su lado hay uno que lo mira con pena, le echa una sonrisa de auto suficiencia y se excusa, “es que ayer me llevé 500 € y la dejé seca” sigue aporreando cada vez con menos energía, “niño cámbiame 50 € y llena esto, esta vez me lo echas en una taza, porque vaya mierda de copas que tenéis” al cabo del rato se rebusca los bolsillos y se encuentra con que se ha gastado hasta el dinero del autobús.

Se va al mostrador apoyándose en él, levanta la cabeza, infla el pecho y le dice al niño, “bueno, he perdido, pero como ayer gané 500 €, pues sigo ganando” el niño piensa, “pero si la máquina nunca ha tenido 500 €”

Se sienta en un banco del parque haciendo hora para que su mujer se duerma y no le haga preguntas maliciosas.

Reacción del político: Empieza la campaña con unas energías que hasta el mismo se asombra, se mira en todos los vídeos, grabaciones y publicaciones donde sale, “coño, si hasta salgo guapo”

Celebra con sus colegas el cercano triunfo, pregunta por las encuestas, “puff, vas bajando” malhumorado se va del bar convencido de que estos colegas son gafes, se va a la sede, entrando como si ya hubiera ganado, “os acordáis de aquellas elecciones que las encuestas nos daban malos resultados y luego ganemos” los demás le miran con pena pensando que ninguna encuesta había sido tan mala como esta.

La energía de los mítines va bajando al par de las encuestas, pero la sonrisa no desaparece, con ahínco supersticioso cambia de amuleto, ropa y equipo, hasta se hace asiduo de las videntes, “ la culpa es del marketing, hay que invertir más en propaganda”

A poco de finalizar la noche del recuento de votos, sale furtivamente de la sede del partido y se va a un bar lejano donde nadie lo conozca, se apoya en la barra y pide una copa.

“¿La quiere en esta copa o en esta otra?

“En la que te salga de la polla, todas están gafadas, tu estás gafado, el bar está gafado, cuando gane las próximas elecciones os voy a cerrar el bar por gafes y cenizos”

Moraleja, cámbiate de chaqueta, que esa que tienes es la que está gafada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s