Debate entre el Arte y la Razón.

…Bueno, pues cuando se hartaron de ver escaparates y la otra de hablar sola y yo de grabar a bicho que se movía, decidimos irnos, esta vez sin correr.

Como era cerca de las dos ya no daba tiempo a hacer la actuación del ayuntamiento, por lo que decidimos hacerla otro día, (yo pensaba, a mí me vais a pillar otra vez, enseguida)

Con tan mala suerte, que cada una iba por un lado, pero todas tomaron la dirección hacia la Fuente de las Batallas.

Ver la Fuente de las Batallas, y todas gritar: ¡¡Agua!! quitarse la ropa y meterse en la fuente, fue visto y no visto, pensé salir corriendo, pero pudo  más mis principios de no abandonar a un compañero y me quedé esperando a que acabaran.

Alrededor de la fuente se solían sentar unos viejos que ya tenía experiencias con ellos como de ideas conservadoras y empezaron a insultarlas, sacando uno de ellos un móvil y llamando a la policía, intenté avisarlas, pero no me hicieron caso, a eso que aparecieron dos policías, me dirigí a ellos intentando quitarle importancia al asunto con el mismo argumento que en el super, que estábamos haciendo un cortometraje, que eran estudiantes de artes escénicas y que el guión exigía bañarse en la fuente, me dijeron que para eso tenía que pedir un permiso especial, me hice el despistado, y cuando ya los tenía convencidos, llega una chica y les pregunta:

“¿Es que no nos podemos bañar? en mi planeta donde hay agua, allí nos bañamos sin que nadie nos lo prohíba.”

“Mira bonita, si te vas a poner chula me vas a dar ahora mismo el DNI que verás la que te va a caer” le dijo una policía.

Le pegué un tirón del brazo mientras le decía a la policía: “disculpadla, es que está muy metida en su papel”

Mientras nos alejábamos, tirando de ella, la policía nos dijo: “si, lo que tiene metida es una sobredosis de maría”

Nos sentemos en unas escaleras que iban de Acera del Casino a Ganivet, entre las chicas no había alegría, analizaban lo sucedido con espíritu critico, como el artista que se coloca delante de una obra maestra viéndola inacabada.

No se mencionó la implicación de los guardias de seguridad en Mercadona, que las trataron con todo respeto, el respeto ganado por la Razón.

Tampoco mencionaron la implicación de personas frente a Bankia, ajenas a la obra, y que se metieron dentro de ella sin saber de que iba la obra, solo sabían que llevaban la Razón.

Así como frente al colegio de Virgen de las Angustias y el corte Inglés, donde todas sabían su lugar, para defender la Razón.

Como bañarse cuando y donde les apetecía, con la Razón de la Libertad.

En aquella obscura calle de escalones sucios, estaba debatiendo el Arte y la Razón

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s