Cuatro años de activismo señalando los puntos débiles del capital.

…No me sentía satisfecho con la entrevista, pues sabía que el mensaje que podía quedar era la de un viejo iluminado peleando en una lucha perdida antes de empezarla.

Pero era lo que había, el sistema engulle toda protesta social hasta quitarle toda credibilidad, pero no me desanimé lo más mínimo, tenía confianza en los objetivos que me había trazado, y sabía que si podía realizarlos iba a ser una forma distinta de desestabilizar el sistema, pero también era consciente de que todo dependería del seguimiento que estas acciones tuvieran en las demás provincias, mi intención era señalar los puntos débiles del sistema, el problema era que los demás movimientos sociales lo entendieran.

Misión difícil, por no decir imposible, dado que los egos estaban a flor de piel en todos los movimientos, además de los palos en las ruedas que iban a poner los infiltrados de este mismo sistema.

Tomé consciencia de que cuanto más avanzara en mis objetivos, más cuidado tendría que tener en no dar un paso en falso, pues cada vez tendría más enemigos acechando el menor descuido.

Y uno de mis objetivos eran las clases bajas de la sociedad, en sus manos está la posibilidad de una revolución profunda capaz de hacer cambiar la prepotencia de un régimen instalado como sistema, como digo las clases bajas tienen la suficiente fuerza para hablarle al Capital de tú a tú, y si no para destruirlo, porque para eso la situación tendría que derivar en una guerra física donde tendríamos todas las de perder, pero sí tiene la suficiente fuerza para instaurar un sistema alternativo al sistema oficial, perforando el flanco más débil del Capital, sus recursos humanos, cuando el pueblo sea capaz de librarse de las ataduras del Capital y con una consciencia de clase entiendan su verdadero lugar en la sociedad, ese día el Capital se verá abocado a negociar una forma distinta de existir como sistema, compartiendo espacio con el pueblo, caso contrario el mismo se eliminará, y no los creo tan poco inteligentes para llegar a ese extremo, pero la fruta aún estaba verde, y los enemigos que teníamos enfrente la cortarían antes de que llegará a madurar, seguía estando en las manos de los activistas sociales el aprovechar la situación a nuestro favor para acelerar su maduración, antes de que el sistema capitalista la manipulara a su favor, complicada cuestión, que conociendo mis limitaciones sabía que no iba a ser yo quién la llevara a cabo, pero tenía la confianza de que en alguna parte de esta España habían muchos que pensaran igual que yo o con medidas similares se pudiera crear un sistema alternativo que pudiera arrebatarle terreno al sistema capitalista, ese era mi objetivo, ser una pequeña piedra en el zapato del Capital, y no ser una piedra en el camino que con solo un empujón podría apartar.

Y mi trabajo en los yayos siempre ha estado dirigido hacia esa dirección, señalar los puntos débiles del Capital…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s