Cuando los callos desaparecen, aparecen las cicatrices.

La vida te señala con callos un duro trabajo que has realizado en todo su trayecto, cuando llega el día de tu merecido descanso, tardan poco en desaparecer los callos, entonces es cuando aparecen las cicatrices, en tus recuerdos aparecen las humillaciones, aquellas que tapaste con los callos, esos que dieron sentido a una vida digna, ahora ausentes, dejan al descubierto cicatrices que te hacen dudar del valor exacto de la dignidad, te miras las manos y ya no están encallecidas, pero guardan la señal de antiguas cicatrices, señalando momentos difíciles en tu vida, a veces quisieras no haber dejado de trabajar, para que los callos siguieran tapando los malos recuerdos.

Las personas que nos rebelamos contra las injusticias, que hemos luchado para evitarlas en tiempos de dictaduras, se nos encallecieron los miedos, se endurecieron las incertidumbres y nos parapetamos detrás de los callos del alma, y llegó el día en que comprendimos que la lucha había acabado, que habíamos cumplido y era hora de descansar.

Y nos fuimos ablandando, y aparecieron las cicatrices acompañadas de las dudas y las preguntas, ¿valió la pena poner en riesgo a nuestra familia, a nuestra propia vida? ¿si tenemos los mismos derechos de los que no movieron un dedo para hacer esta tierra más justa, porqué solo nosotros tenemos cicatrices?

Quizá por no hacernos más preguntas, en la primera ocasión que hemos tenido nos hemos incorporado al sector activo de la rebelión, sacando del trastero la alma dura, los callos como parapeto frente a la cobardía, porque nadie es valiente.

Y con esta coraza frente a la incomprensión, iremos dejando atrás, familia, amigos, compañeros, proyectos…que nos estorben en el desarrollo de nuestra causa.

¿Y todo esto para qué? si la mala hierba siempre crece, nos jugamos la vida y el bienestar por cambiar el sistema y lo más que conseguimos es cambiar de amo, luego pensamos, por lo menos esta cosecha será buena, y cuando la recogemos y apenas nos da para pagar deudas, volvemos a preguntarnos, ¿para qué?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s