¿porqué no un gobierno colegiado?

IMG_2619

En 1992 me visitaron en la sede de mi negocio dos personas que querían formar una cooperativa para pedirme consejo, (en esos años mi empresa había llamado la atención por ser la pionera en un nuevo sistema de armarios empotrados)

Aunque les dije que no tenía experiencia en cooperativas, ni en el sector que ellos iban a trabajar, me insistieron tanto que asistí a una de sus reuniones.

Conforme se iban desarrollando las conversaciones me di cuenta de que el escollo más importante para llegar a acuerdos era la dirección, más que buscar un entendimiento para darle viabilidad a la cooperativa era una lucha por el control de la misma.

Enseguida me di cuenta que el primer problema para seguir adelante en las deliberaciones era la dirección y que hasta que no se solucionara este punto no se podría seguir adelante en los demás temas, por lo que les sugerí que eligieran una dirección independiente, una gestoría o un abogado pagado por la cooperativa y sin intereses en ella.

Hubo muchas discrepancias, pues algunos no querían perder la presidencia y con ella los privilegios, por lo que les dije que lo discutieran entre ellos y cuando tuvieran aclarada la dirección estaría encantado de ayudarles que lo que pudiera, al poco tiempo me volvieron a visitar para comunicarme que habían seguido mi consejo y la dirección la llevaba una gestaría y que esta los estaba orientando a los primeros pasos, los siguientes pasos fueron los más sencillos y en poco más de un mes la cooperativa estaba en marcha.

A lo que quiero llegar contando esta anécdota es a comparar la formación de esta cooperativa con la actual dificultad para formar gobierno, aunque sería imposible esta solución a la formación de un gobierno, pero pensemos por un momento que quién manda es el pueblo, ¿y que ha mandado el pueblo? Sobre mi punto de vista el pueblo ha mandado un mensaje sin lugar a dudas, no queremos mayorías que puedan hacer lo contrario de lo que prometieron y por lo que les votemos, y el resultado es el que es, los políticos están condenados a gobernar en coalición, pero no en una coalición cualquiera donde nos puedan volver a engañar, sino en una coalición donde su propia naturaleza sea la garante de un trabajo a favor de los ciudadanos.

Y que mejor fórmula que una dirección colegiada, con sus distintas alternativas, presidencia rotatoria o elegida por mayoría, pero sin poder decisorio, este poder recaería en el Parlamento, el verdadero representante del pueblo, porque el pueblo no ha votado a un presidente.

Esto podría ser posible con algunos cambios en la constitución, y voluntad política, esta u otra fórmula política, pero no se dará esta circunstancia, porque Podemos solo lleva un mandato, acabar con las fuerzas progresistas del país.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s