DIARIO DE UN YAYOFLAUTA DESOBEDIENTE, CAPÍTULO 3.

IMG_2479

CAPÍTULO 3

 

MI ENTRADA EN DRY

 

El político me llamaba con frecuencia para relatarme los últimos acontecimientos e interesarse por lo que ocurría en Granada, por él supe que el movimiento de indignados se extendía cada vez más por España, llegando a formarse embriones en ciertos puntos de Europa  y Norteamérica, para él España estaba sirviendo de conejillo de indias para un nuevo modelo de control de masas.

Me dio instrucciones de moverme sin prisas para introducirme en DRY, debía tener la seguridad de ganarme su confianza.

Le conté mi tropiezo en Acampadas y lo noté preocupado, me dijo que me iba a mandar a Juan (el apoyo que me asignó en nuestro primer encuentro)

Me sentía molesto, pues en las tareas asignadas siempre había actuado solo, era en las acciones cuando a veces me había unido al grupo cuando era necesario, mis precauciones y mi carácter me había convertido en un lobo solitario, y hasta ahora me había dado resultado.

Al día siguiente me llamó Juan, quedando en vernos en la terraza de un bar.

Llegué un poco antes, pero ya estaba él en el lugar acordado.

Nos saludamos y lo noté menos frío, más cercano, creo que se sentía dominando la situación, y en verdad la dominaba, pues resulto que era un experto en Internet, este medio me descolocaba, se podían hacer tantas cosas con tan poco esfuerzo que me resultaba repelente la maquinica esta del diablo.

Me explicó que si no recibía las notificaciones de la reuniones de DRY era porque no estaba conectado a su grupo de Factbook, solo estaba conectado a los muros de personas que había solicitado amistad o ellos me la habían pedido.

Me explicó como solicitar amistad al grupo y esperar que fuera aceptada para acceder a él.

Lo puse al corriente de los acaecido en estos días y me tranquilizó respecto a Acampadas, el no creía que tuvieran información de activistas, es que eran unos grupos muy desconfiados con todos los nuevos, pues creían que se les podía colar algún infiltrado de la policía.

 

 

 

 

 

 

Acordamos que él se infiltraría en Acampadas y yo en DRY en la primera ocasión que tuviera.

El rato que estuvimos hablando no paraba de pensar de que lo conocía.

Al día siguiente me dediqué a visualizar todo lo publicado en el grupo de DRY, después de solicitar amistad y me fuese concedida.

Las publicaciones de este grupo eran en su mayoría enlaces de prensa y de otros grupos relacionados con el tema de la crisis, algunas veces ponían su criterio sobre el enlace, otras veces solo se limitaban a ponerlo y debajo de ellos unos comentarios, a veces acertados, otras de lo más disparatado, Me fijaba mucho en el nombre de quién los ponía, aunque sabía que la mayoría eran seudónimos.

Se habían formado grupos de trabajo, Internacional, nacional, difusión, acción de calle, arte y diseño… decidí implicarme en alguno de ellos, pero no antes de tantear el terreno.

Mientras esperaba la oportunidad de introducirme en DRY me dediqué a atender Factbook anotando lo más relevante e interviniendo en los comentarios que se hacían, era curioso, había personas buscando polémica solo por destacar, lo que debía ser una plataforma para enseñar a la gente a pensar diferente, sin manipulaciones, era todo lo contrario, comprendí enseguida que ese era el objetivo, evitar que pensaran, lo más peligroso para un sistema totalitario es una población con capacidad analítica.

Alguien dijo que aquello se estaba convirtiendo en una terapia de grupo, se quedó corto, muchos lo que necesitaban es un neurocirujano que le extirpara las partes del cerebro dañadas por el mal pensar.

Poco a poco iba descubriendo a los que manejaban el grupo, estos intervenían poco en los comentarios, se dedicaban más a poner enlaces relacionados con la causa de la crisis y sus causantes o a publicar corrientes de opinión que luego servían para cientos de comentarios, se les veía una clara intención de alimentar la llama de un pensamiento único.

Chapó para el Capital, en esta ocasión se había superado.

Mientras tanto Juan y yo nos repartíamos información, en el grupo en que él estaba se habían formado comités de barrio y un grupo muy combativo para ayudar a personas con problemas de desahucios.

La oportunidad de asistir a una reunión de DRY me la dio una chica que me invitó a una reunión general que iban a tener, acepté indudablemente.

Poco después apareció la convocatoria animando a todos a asistir.

Nos citaron al principio de la Carretera de Murcia, frente a Cervezas Alhambra, cuando llegué no había nadie, pues aún era pronto, a poco se formó un grupo de cuatro personas y al momento llegaron dos chicas que nos indicaron que las siguiéramos.

Nos llevaron a un edificio de tres plantas con la fachada pintada de un mural de colores neutros, todo indicaba ese falso progresismo con que empiezan los movimientos de vanguardia.

En la puerta estaba una chica que se encargaba de darnos la bienvenida y nos presentó a otras que estaban entrando, atravesando un pasillo llegamos a una cocina, y de esta a un patio donde se habían alineado unas sillas alrededor de dos mesas donde habían dos ordenadores, fuimos sentándonos mientras iban llegando los asistentes, noté que ecepto unos pocos, todos se conocían.

Allí estaban tres de los que el político me dijo que pusiera especial atención.

Supuse que el comienzo era cuando encendieron los ordenadores, había alrededor de 25 personas, entre ellos eligieron a un moderador que anotaba las peticiones de palabra, poco variaba de Acampada, ecepto que estos se reunían en un recinto cerrado y no en la calle, por lo que me pareció un grupo más selectivo, menos en la línea revolucionaria, también el nivel intelectual de estos, en líneas generales me parecía más alto.

Para los nuevos nos dieron una breve explicación de lo que era DRY y su implicación en toda España, conectados por las redes de Internet.

Pronto entendí que el trabajo de este grupo se basaba en la divulgación de los errores intencionados del sistema bancario y político y como medio reivindicativo, las manifestaciones.

De los tres que tenía el encargo de vigilar, uno de ellos era el más activo, pero no le noté influencia de líder, me figuré que era el encargado de organización.

En un descanso se acercó un chico joven a hablar conmigo, llevando la conversación a interesarse por mi vida personal, si trabajaba, si estaba casado, que opinaba de la situación de crisis, al decirle que estaba jubilado me dijo que era muy interesante, pues disponía de más tiempo para ayudar en tareas del grupo, también se acerco otro chico joven, muy grueso y me preguntó que como lo hacía para que no se me apagara la pipa, no dejando de chupar, le dije, estuvimos un poco tiempo hablando sobre fumar en pipa, desestimé la idea de que estuvieran investigándome, solo estaban propiciando un acercamiento para que me uniera a su causa.

Al acabar me despedí de la chica que me recibió, que por cierto, era la que me invitó a venir desde Factbook, a esta si le noté dotes de líder, pero de líder en la sombra, bajo una capa de segunda fila, le adiviné un carácter más decisivo.

 

IMPLICÁNDOME.

 

Al día siguiente sonó el móvil y al abrirlo reconocí la voz del Chato, (a él le había tocado Almería)

“Macho, como te va por ahí”

“Pues regular, hasta ayer no pude conectar con ellos, pero fue una reunión muy provechosa, ¿y a ti, como te ha ido?

“Pues lo mismo, he tenido dos reuniones con ellos, pero no se les ve fuerza, más parecen una secta de ecologistas, no son conscientes de lo que está ocurriendo, nosotros estamos acostumbrados a la acción, tanta palabrería me aburre, además, es que no se aclaran, solo dan charlas sobre un complot mundial contra los pueblos”

“Es cuestión de tiempo, para quedarnos con este nuevo sistema de activismo, que es nuevo para nosotros, por ahora la prioridad es fijarnos en todos los detalles para descubrir lo que ocultan y los objetivos que persiguen.”

“A la mierda todo esto, ya estoy harto, pero si hay un tío que se tira media hora hablando, y cuando acaba levanta otra vez la mano para seguir, el tipo acapara toda la reunión, y al final pienso, que coño a dicho, y te lo juro, es que no me acuerdo de nada.”

Lo conocía perfectamente, si no había cogido al tipo por el cuello para hacerlo callar era por estaba interesado en seguir, a pesar de su mal humor.

Intenté apaciguarlo, “me pasa lo mismo, son elementos que utilizan para que las reuniones no prosperen a resultados más positivos, pero hay que estar en primera línea, aquí se está cociendo algo y no debemos perdérnoslo, no veo que nadie vaya de frente, todos ocultan algo, y el que más oculta es el político”

“Como siempre, esto no cambia, nos utilizan como peones, y si por lo menos nuestro trabajo fuera en beneficio del proletariado, pero ya ves para lo que sirvió tantos peligros y esfuerzos que asumimos en la dictadura, para colocar en el poder a los esbirros de una dictadura global”

Me sorprendió el análisis que hacía, antes era el activista parco en palabras e ideas, pero muy efectivo en las acciones, me gustó esta nueva faceta de su carácter.

“Mira Chato, yo me he planteado hacer este juego a dos barajas, estar en los dos bando para descubrir los pasos de cada uno y forzar en la medida que pueda la balanza a favor del que crea más favorable a los intereses de mis ideales”

“Yo lo llevo haciendo desde el principio, del político no me convenció nada de lo que dijo, ¿pero cuales son nuestros ideales? según esos ideales deberíamos estar luchando por los derechos de esos que los han perdido todo, pero esos son los que menos hacen por defenderse”

Aquí si me descolocó, nunca nos habíamos cuestionado nuestra lucha, peleábamos porque era necesario, como era necesario el respirar, ¿habíamos sido sometidos al complot del pensamiento único como sucede actualmente, sería más favorable para todos el que los activistas diéramos un paso atrás para forzar a los perjudicados del sistema a que defendieran sus intereses, no estábamos actuando como Cáritas y el Banco de Alimentos, como una barrera para evitar una revolución?

Así se lo dije, estando los dos de acuerdo, pero los dos sabíamos que nunca daríamos un paso atrás.

Asistí a varias reuniones más de DRY sin que sucediera nada relevante, pero cada vez iba siendo más aceptado en el grupo, en una de estas reuniones pidieron voluntarios para los grupos de trabajo y me ofrecí para el grupo de arte y diseño, aún sabiendo que no era el más indicado, pero no quería empezar por donde fuera más efectiva mi ayuda, pues si demostraba mis conocimientos en activismo social podría despertar sospechas.

Por lo pronto lo que sacaba en claro de estas reuniones es que estaban abriendo un frente por medio de las redes para concienciar a la gente de una nueva visión de sociedad, o por lo menos así nos hacían saber, y otro frente buscando implicación para las próximas manifestaciones, se daban consignas que acentuaba mi sospecha de ser un grupo de derechas disfrazado de centro, se aconsejaba no emplear las palabras, “sistema,” “capital,” “proletariado,” sobre todo ni izquierda ni derecha, la excusa era para llegar a más gente, pero comprendí que era para llegar a más gente de derechas y que las clases bajas no les interesaban, aún así vi un capital humano muy interesante para movilizarlo en la dirección que me interesaba, siempre que pudiera romper el núcleo  de abducidos por el sistema, ya lo había hecho en el pasado, en el sindicato amarillo, pero las estrategias para conseguirlo nunca son extraportables de un sistema a otro.

Capítulo 3

Creo que fue a último de agosto o principio de septiembre cuando convocaron una manifestación para protestar por la reforma laboral de Zapatero, estuve ayudándoles a construir la pancarta y varios carteles, fue la primera manifestación que asistí como integrante de DRY, no fue muy numerosa 200 o 300 personas, pero tampoco se hizo mucha difusión de ella.

Mi aportación al grupo de trabajo de Arte y Diseño fue muy corta, por no decir nula, pues solo asistí a una reunión, donde me percaté de que solo se trataba de diseñar propaganda mediante el ordenador, cosa de la que no tenía el menor conocimiento, pero si lo tenía de consignas que impactara en los ciudadanos, quise ayudarles en esto, pero no les interesó, ellos estaban a su royo del ordenados. En una reunión general pidieron voluntarios para el grupo de trabajo Acción de Calle y me ofrecí, estuve cooperando con ellos hasta que fundé el grupo de Yayoflautas Granada.

La primera reunión que asistí en este grupo de Acción se Calle se estaba buscando ideas para una acción de calle que concienciara a los traseuntes de lo negativo que era para la población esta crisis.

Nos reunimos once personas en la 3ª Planta, empezando cada uno a exponer su propuesta de acción, no noté al grupo muy ducho de ideas, pues todas las que plantearon fueron acciones que ya se habían desarrollado o habían visto en Internet.

Me acordé de una obra que había escrito para un grupo de teatro alternativo en la dictadura, (se representó en el teatro Alhambra) y se la presenté al grupo, la idea de la obra se representaba por un número indeterminado de personas, según las reivindicaciones que se quieran exponer, 3, 4, 5…para la que preparé para DRY constaba de 4 personas con los ojos tapados y un cartel con forma de puzzle colgado del cuello, cada uno con las siguientes palabras: Sanidad, Educación, Trabajo y Pensiones, enfrente había 4 personas explicando los beneficios del sistema neo liberal sobre su sector a cada uno de los “ciegos,” sustituyéndolos después por otras 4 personas, las cuales, después de quitarles las vendas de los ojos les exponían las malvadas intenciones neo liberales sobre el sector que representaba, acto seguido le quitaba el cartel del pecho y dándole la vuelta lo colocaba en una pizarra, cuando quedaban los 4 colocados, el puzzles formaba un mapa de España con las letras: “que no te engañen”

Cuando le presenté la idea al grupo me extrañó la indiferencia con que fue acogida, solo a una chica le agradó la idea, los demás seguían más interesados por las que ya habían hecho o por otras que ya habían visto en las redes, esto fortaleció mi idea de que el grupo era un círculo cerrado por los primeros que lo formaron, a los demás solo se nos iban a aceptar como simples peones para llevar a cabo sus programas.

La reunión acabó sin decidir nada, el sistema de trabajo estaba establecido para que todo lo tratado pasara a una sección de intelectuales que decidían que propuesta era aceptada, su elaboración y el contenido de sus mensajes, más “horizontalidad”

A los días siguientes vi en Factbook, en el grupo de acción de calle que la obra “los ciegos” era la que había sido escogida por los intelectuales para ser representada en la calle, tardaron poco en salir comentarios debajo del post contrarios a la obra, deduzco que la cúpula no sabía quién la había presentado cuando la eligieron como la más apropiada, pero siguió adelante al tener estos comentarios tan débiles fundamentos.

Hubo otra reunión para organizar la acción, estableciendo las tareas para cada uno, y empezaron a surgir problemas por todos lados, el primero fue que no había gente para hacer la obra, aún habiendo reducido el reparto a 10 personas, haciendo la mayoría personajes dobles, ¿un movimiento que había movilizado a 6,000 personas no puede reunir solo a 10 personas?

Fue tal el descaro con que me estaban ninguneando, que de no ser por querer sacar a flote las ocultas intenciones del grupo, los hubiera mandado a la mierda a todos.

A pesar de todo, el proyecto siguió adelante, más por lo bien planteado que se los expuse que por el entusiasmo que pusieron ellos.

Salí poco convencido de que el proyecto saliera como mínimo aceptable, y más cuando el texto de la obra quedaba en manos de los intelectuales.

Mis sospechas no tardaron en hacerse evidentes, a los pocos días salió un post con los textos, pero tan embrollado que hasta a mí me confundió, pues lo que tenía que decir el que defendía la postura neo liberal y el que defendía la contraria, estaban una debajo de otra y sin separar, quemado que ya estaba, esto fue la chispa que me hizo estallar, y cuando me pongo borde suelto la malafollá que me caracteriza, faltándome poco para llamar imbécil al autor del texto, esto fue el final de la obra, pues había tocado a uno de los intocables.

También influyó en que no se celebrara la obra el que ya se estaba preparando la manifestación global de 15 de octubre, y esto era lo que al grupo le gustaba, las macro manifestaciones con olor a masa, y al sistema más aún, pues para ellos las manifestaciones eran la zanahoria que mantenía entretenida a la población.

 

PREPARATIVOS PARA EL 15º.

 

Cerca de un mes antes del 15 de octubre convocaron una reunión para comunicar que se estaba preparando una manifestación a nivel mundial y que había que darle la máxima difusión.

Se empezó a organizar las tareas, correspondiendo al grupo de Arte y Diseño la elaboración de los carteles, la difusión en redes, tanto Factbook como Twister al grupo de Difusión, el reparto de flyers y pegada de carteles al grupo de Acción de Calle y la elaboración de flyers y comunicados al grupo de Comunicación.

Cuando colgaron el acta de reunión hubo algunos comentarios contrarios a que fuera el grupo de Comunicación el que elaborara los flyers y los comunicados sin ser concensuados por el grupo, era la primera vez que se ponía en duda la labor de Comunicación, pues este grupo era un bunker de los intocables, por lo que deduje que mi crítica sobre los “ciegos” había dado como resultado que parte del grupo se cuestionara la jerarquía de Comunicación sobre los demás.

Sin embargo no prosperó la “rebelión”, saliendo al final los flyers, muy correctos, con un lenguaje académico, pero llenos de errores, un texto muy extenso y en un papel muy chico, por lo que las letras eran muy pequeñas, imposibles de leer para quién no tuviera la vista en buenas condiciones, cuando se le daba a una persona mayor te lo devolvía diciendo que no podía leerlo, además, el comienzo del texto hacía referencia a la problemática de la inmigración, no teniendo en cuenta que el interés por este tema era minoritario, muy atrayente para dar una imagen de defensores de los derechos humanos, pero nula atracción para el ciudadano que estaba notando la crisis en sus bolsillos.

Por parte del grupo de Arte y Diseño, en el que todavía estaba metido, las cosas tampoco iban sobre ruedas, en los esbozos del cartel el que llevaba las de ganar era un mapamundi bordeado con la siguiente frase: “United for #globalchange” y debajo las siguiente frase: “Tomemos las calles del mundo el 15 de octubre” pero escrito en inglés, me pareció una insensatez que estuviera escrito e inglés y así se lo hice ver, al final se hizo en inglés la frase que bordeaba el mapa y lo demás en español.

Dos semanas antes del 15 de octubre se empezó a repartir flyers y a colocar carteles, estableciendo dos turnos, uno de día y otro de noche, yo escogí el de día.

La víspera del 15 de octubre, sin exagerar teníamos toda Granada empapelada, mucha gente ya nos conocía y se prestaba a ayudarnos, fueron unas jornadas muy emotivas.

Pero estaba cayendo en lo que quería evitar, implicarme emocionalmente, pero es que era imposible sustraerse a las emociones cuando compartes jornadas con activistas que sienten lo que hacen, pero no lo eran todos, el trabajo fuerte nos los carguemos unos pocos y los demás no aparecieron, y cuando por compromiso lo hacían, se entretenían charlando entre ellos mientras los demás estábamos repartiendo flyers.

 

Capítulo 3-1

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s