DIARIO DE UN YAYOFLAUTA DESOBEDIENTE

IMG_2479

CAPÍTULO 21

 

33 DÍAS DE LOCURA

 

La acampada sobrepasó todas mis previsiones, los motivos por los que la hice, el recoger firmas para blindar las pensiones en la constitución, reivindicar una sanidad pública y gratuita para todos y una ley de dependencia que cubriera las necesidades de las personas dependientes, en mi proyecto eran motivos de segundo plano, mi prioridad era propiciar un entendimiento entre las fuerzas políticas de izquierdas para crear algo parecido a un Frente Popular de la 2ª República, pero a ninguno le atraía la idea, estaban más interesados en socavar los puntales de votos que sostenían al PSOE que en derribar al gobierno que tanto sufrimiento causaba a la población.

La idea de que cada partido montara una tienda y pusiera una mesa para atender preguntas de ciudadanos y tener un coloquio con ellos que evitara el despego que estos tenían a los partidos políticos, las esquivaban, llevando la conversación a señalar a los socialistas como culpables de la situación de deterioro que sufría el país, de nada servían las explicaciones que les daba, de que sin el PSOE, la formación de un frente amplio que le ganara al Partido Popular era imposible.

Curioso, los partidos más pequeños que tenían menos posibilidades de conseguir algún escaño eran los que más me hablaban  de una utópica intención de conseguir un 90% de unión popular, ¿a quién querían engañar, o de verdad estaban ellos engañados? Más bien creo que habían sido engañados creyendo que el partido que se estaba formando iba acogerlos en un frente amplio.

Era la primera vez que hacía una acampada, por lo que no era consciente de los problemas que iban a surgir y el primero era la lluvia, los compañeros me avisaron de que se avecinaba una tormenta y la tienda estaba al descubierto, por lo que compremos un toldo de plástico para ponerlo encima de la tienda, no fue nada fácil, el toldo tenía 10 metros por 7, aproximadamente y hubo que sujetarlo con cuerdas a los dos árboles y unas vallas de obra que habían enfrente, todo bien hasta que empezó a llover, menos mal que empezó a media tarde y nos dimos cuenta de las bolsas de agua que se estaban formando en el centro, si esto hubiera sucedido de noche, el peso de toda esa agua me hubiera caído encima y no quiero ni pensar lo que hubiera sucedido, en esos momentos estaban conmigo Baltazar Garzón, un antiguo concejal del ayuntamiento por IU, un sindicalista y Almu, una compañera, los cuatro estuvimos achicando agua, empujando las bolsas con palos y haciendo unos desagües bajando el toldo en los extremos por medio de cuerdas.

Elevemos los puntos centrales del toldo donde se formaban las bolsas, pero aún así se tenía que achicar agua en pequeñas bolsas antes de que se formaran grandes, así estuve toda la noche, pues no paró de llover, además el aire empujaba el toldo para arriba en el extremo de las vallas y tenía que afianzarlo con cuerdas, pero mi ánimo no decaía, esperaba cosas peores, como que los municipales me obligaran a levantar la acampada, pero no aparecieron en los 33 días que estuve acampado.

capítulo 21

Al día siguiente, como a las 8 de la mañana dejó de llover, pero ya no era hora de acostarme, tampoco pude, pues empezaron a llegar compañeros y a acercarse gente a firmar, y así fue todo el día, por lo que no me dio tiempo a notar el cansancio de estar toda la noche en vela.

Un compañero me trajo un colchón hinchables, pues la primera noche que dormí en el suelo me levanté molido.

Las mañanas empezaban rutinarias, me levantaba a las 7´30, tomaba un café, barría el entorno de la acampada y volvía a desayunar, esta vez café con churros, en ese espacio de tiempo atendía a personas que iban a firmar, y empezaban a llegar compañeros, a veces antes de desayunar, sobre todo Julián, un compañero sindicalista afiliado a IU y jubilado que llegaba a primera hora y se quedaba ayudándome con las firmas hasta la hora de comer que se iba a su casa, la mayoría de las tardes también venía.

El primer fin de semana se vinieron los compañeros a acampar conmigo, montando cuatro tiendas, por la tarde le pidieron luz al bar donde comía y montaron un equipo de Internet donde retransmitieron lo más relevante de la acampada, fue una buena idea para difundirlo por las redes, aunque ya estaba teniendo bastante difusión, pues coincidió con que varios chicos estaban haciendo una huelga de hambre en Madrid y se enlazaron las dos noticias.

Desde el primer momento no me gusto el enlazar los dos actos, pues no me interesaba que me relacionaran con una huelga de hambre, y mis propósitos no iban por ahí, pero es lo que tenía el no haber programado una estrategia conjunta, cada uno iba por su lado sin control, a propósito de esto, todas las semanas me llamaban de Tele 5 del programa de Ana Rosa preguntándome si aún seguía en huelga de hambre, al decirle que yo no estaba en huelga de hambre, me decía que el lunes iban a hacerme una entrevista, así tres o cuatro semanas, hasta que la última le dije: “no, que yo no estoy en huelga de hambre, pero si os empeñáis puedo estar tres horas sin comer, es lo más que os puedo ofrecer” no llamaron más, que poco sentido del humor tiene la gente.

Tampoco faltó ningún día Enri, aunque dejó de pertenecer a los yayos, pero siempre estuvo apoyándome los días que estuve de acampada.

Mención especial a Bea, Juan Carlos, Almu, Mónica, Rafa, Carlos Palomo, Merche, Jero y su perro Paco, (que acamparon dos noches conmigo) Josefina, Leticia, Clara, Juanma…

Como colectivos a Marea Naranja, (mis naranjitas) Stop Desahucios, Stop Represión, Asambleas…

Como partidos, PSOE, IU, Izquierda Abierta, UCE, Equo…

Eché de menos a Noe, que siempre había estado en lo más relevante que había hecho, creo que estaba enfadada, pues no era partidaria de la acampada.

 

En la foto Jemi Sanchez, concejala del ayuntamiento por el PSOE y miembro del colectivo Marea Naranja, nos ha unido siempre una entrañable amistad y las luchas por el barrio.

Creo que fue la noche que estuve sin dormir porque en la cara se notaba que estaba zombi.

En los primeros días pasaron por la acampada Maite Molina y Paco Puentedura los dos concejales del ayuntamiento por IU, si algo positivo tuvo la acampada fue la amistad que me unió a estas dos personas, que junto a Jemi fueron muy positivas para mi barrio.capítulo 21 2

Pero todo giraba alrededor de las firmas para blindar las pensiones, y eso era lo que menos me interesaba, ni me fiaba de la Constitución, (repetidas veces violada) ni me fiaba de la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, de clara ideología a favor del gobierno, pero tuve que incorporarme a esta campaña por los mismos motivos que todos los demás, oportunismo, necesitaba mantener el grupo de yayos en candelero de algo llamativo y esto lo era, si mi activismo dependiera solo de mí, nunca lo hubiera hecho.

Por parte de IU, Pedro Vaquero y una diputada del Parlamento andaluz convocaron una rueda de prensa para apoyarme en la acampada, lo que molestó a los compañeros porque yo no salía, poniendo este comunicado en el blog:

 

Nota de queja de los Yayoflautas Granada sobre la manipulación informativa de Canal Sur.

Publicado el noviembre 1, 2013de yayoflautasgr

El jueves, día 31 de octubre, por la mañana Izquierda Unida convocó a los medios de comunicación a una rueda de prensa para presentar su campaña contra la reforma de las pensiones promovida por el Gobierno central, aprovechando como escenario la acampada que lleva a cabo Manuel, yayoflauta de Granada en La Caleta.

Al acto se presentaron varios medios, entre ellos Canal Sur. Manuel estuvo hablando con todos ellos. Le preguntaron por la acampada, por los motivos que le hicieron tomar esa decisión, sacaron planos y fotos del ambiente, de las pancartas, de las tiendas de campaña y las mesas de recogida de firmas. La rueda de prensa arrancó diciendo que IU estaba allí apoyando los motivos de Manuel y dando visibilidad a la acampada.

Pero, ¿Qué nos encontramos luego al ver la noticia en Canal Sur?. Una manipulación descarada de propaganda contra el gobierno central. En ningún momento se hace referencia en la noticia a la acampada de Manuel ni a sus motivos. Entendemos que el tema principal de la noticia es la campaña de IU pero eso no puede restarle importancia al contexto, es decir, dónde se enmarca la noticia y ese no es otro que la acampada y los motivos de Manuel. No nos queda otra que quejarnos y denunciar este caso. No hace falta recordar que Canal Sur es un medio público pagado por los andaluces y que eso conlleva una responsabilidad con los ciudadanos.

Yo no hubiera permitido este comunicado, pero todo se hacía por cuenta propia y sin contar conmigo, esto estropeaba mis planes, pues lo que menos me interesaba era enemistarme con IU, pues era un activo en mis planes, tampoco me interesaba que la prensa se sintiera molesta, pues Canal Sur había estado muy atenta a todo lo que había realizado, además que a mí lo que menos me interesaba era destacar, no así la causa por la que estaba de acampada, y la principal causa era poner en evidencia al gobierno central, por esa cuestión no me importaba que no hubiera salido en la rueda de prensa, porque si salía el apoyo a la acampada, que era lo importante

Nadie entendía mis motivos, o mejor, nadie quería entenderlos, y yo cada vez me sentía más atrapado y manipulado.

No me daban respiro, no quiero pensar mal, pero creo que fui blanco de un sofisticado sistema de blocaje para que mi intención de unir a todas las izquierdas no prosperase, voy a hablar claro, y quién se sienta ofendido, pues lo siento, IU me tenía controlado por medio de Julián, que desde primera hora de la mañana estaba junto a mí, con un mensaje claro a todo el que llegaba, “cuando haya que votar, ni al PP ni al PSOE” esto echaba por tierra todos mis planes, aunque muchas veces lo recriminaba, el seguía con su cometido, también estaba dirigido por Juanjo que gestionaba los encuentros y todo lo relativo a IU siendo un impedimento para conseguir una unión de las dos fuerzas más importantes de la izquierda.

Por otra parte, la información que tenía de que se estaba preparando un partido con un falso perfil de izquierdas con los mensajes populistas del 15M, por lo visto no era yo solo el que tenía esa información, pues con el pretexto de apoyarme, muchos compañeros hacían todo lo contrario, con una clara intención de obstaculizar esta unión, muchos compañeros se sentirán ofendidos, pues no dudo de sus buenas intenciones, pero deberían reflexionar quién les metía esas ideas tan contrarias a toda lógica de prescindir del PSOE, de tratarlo igual que al PP, cuando las únicas reformas que han beneficiado al pueblo se han hecho con gobiernos del PSOE, que reflexionen y que saquen las pertinentes conclusiones, porque esos que les han engañado son los infiltrados, toda esa maraña a nivel nacional, es la que han bloqueado las mentes, unos con unos propósitos de arrancar votos para su partido, quitándoselos a otro de su misma o parecida ideología, sin importarle que con esa mezquina postura los que salíamos más perjudicados éramos los ciudadanos, otros, estos menos, pero más eficaces, infiltrados del sistema capitalista, confundiéndose con las consignas de IU y aprovechándose de su equivocada postura, IU debería sacar conclusiones de todo esto que digo y que también reflexionen, pues el batacazo que tendrían más adelante no es fruto de la casualidad, ni merecido, según el trabajo desarrollado a favor de la sociedad por parte de muchos militantes, la mayoría con cargos pequeños pero con un activismo político muy laborioso, deberían buscar sus infiltrados y puede que tengan que descubrirlos en sus mandos, otro tanto digo de los sindicatos, aquí los infiltrados lo hacen aún con más descaro, tanto que la mayoría parecen infiltrados del Capital.

Toda esta tensión estaba provocando en mi ánimo un estado de violencia para mí desconocido, que se acrecentaba cuando algún provocador se dirigía a mí exponiéndome sus ideas conservadoras y excusando los recortes del gobierno, porque los hubo, y muchos, la mayoría personas mayores con apariencia de clase alta, uno llegó a tal extremo de irritarme que le pegué un puñetazo a una piedra que había en la mesa para que los folletos no volaran con el aire, y la partí.

Por lo visto, me encontraron en ese punto débil una posibilidad de desprestigiar la acampada, porque en una de estas situaciones, cuando estaba enfrascado en una discusión subida de tono, debido a una clara provocación, vi que un hombre que estaba enfrente apartaba una carpeta para enfocar una cámara que llevaba detrás, enseguida me di cuenta de la trampa que me estaban tendiendo, y dejé al energúmeno que discutiera solo, pues no le contesté nada, a partir de entonces no entré en ninguna provocación, a veces le daba la razón para quitármelo de encima, pero eso estaba haciendo mella en mi carácter.

Josefina, una compañera, me propuso hacer un diario con lo más relevante que sucediera al día, hubiera sido una buena idea, si hubiera tenido tiempo, pero unos por apoyarme con su compañía y otros con una clara intención de no darme tiempos a que desarrollara mis ideas de hacerles ver la necesidad de unirse, me bloquearon a la perfección, tan sofisticadamente que no me di cuenta, de haberme dado cuenta hubiera tomado otras medidas, pues una periodista de Canal Sur, que debería saber lo que estaba pasando, me lo insinuó en la medida que podía y se ofreció a denunciarlo, dejándome su teléfono, cosa que yo no entendí en esos momentos, sin duda hay muy buenos profesionales dentro del periodismo, pero la mayoría se encuentran con las manos atadas por motivos comerciales de sus empresas.

A primero de noviembre recibí una visita sorpresa de los yayos de Murcia, creo que me pillaron en el momento más necesitado de apoyos, necesitaba alguien que me entendiera y los compañeros me venían de perlas, me emocione tanto que se me echó un nudo en la garganta que estuve unos segundos sin poder hablar.

capítulo 21 3

Eran personas muy implicadas en la causa de los yayos, lastima no hubiéramos estado más cerca, con ellos se hubiera podido hacer muchos más proyectos que no pude hacer por falta de personal.

Me quedé con su teléfono pues confiaba hacer alguna acción conjunta entre las dos provincias.

También me llamaban por teléfono los yayos de Quar de Poblet, de Valencia, de Madrid…pero no supe sacarle partido para una efectiva unión entre todos, siempre me pasaba lo mismo, por teléfono no sabía comunicarme.

A los pocos días llegaron también los yayo de Málaga, a estos ya los conocía por habernos visitado algunas veces, pasó igual que con los de Murcia, se habló de todo, pero con un carácter festivo, no intercambiando ideas y estrategias como yo quería, estábamos más por mostrarnos afecto que por organizarnos en la lucha que daba sentido a nuestro grupo, ha sido el fallo del Movimiento de yayos, la mayoría creían que eran una prolongación del Imserso.

capítulo 21 4

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s