PARAD LAS MÁQUINAS.

Estas palabras eran bien conocidas en la dictadura y no necesariamente escritas por ningún sindicalista, eran escritas por trabajadores de cualquier empresa que ya no aguantaban las presiones de su empresa, y os lo aseguro, cada máquina tiene su punto débil para ser inutilizada por un tiempo, y si la empresa no utilizaba máquinas, las instalaciones eléctricas eran el blanco más fácil.

Cualquier empresario sabía el significado de que sus paredes amanecieran pintadas con, parad las máquinas, y su coste para la empresa, por lo que enseguida empezaban a negociar, independientemente de con el sindicato amarillo.

Pocas veces me han oído hablar en contra de partidos  de izquierdas, ni de los sindicatos obreros, pero dado el declive que van tomando los sindicatos a convertirse en sindicatos amarillos, habría que replantearse el entendimiento del obrero con su sindicato.

Compañeros obreros, nada podéis esperar de unos sindicatos que han aceptado estas infames Reformas Laborales.

PARAD LAS MÁQUINAS.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s