VAMOS A TENER QUE SACAR LOS PIES DEL TIESTO.

O mejor echar los pies poralto, a ver si una patada suelta le da en la cara a tantos “prometedores” que huyen a la hora de cumplir con sus promesas.

Empecemos por los Yayos, esos que me llaman al orden cuando critico a IU o Podemos, pero que callaron cuando propuse crear un sindicato de Yayoflautas, bueno yo es que no voy a los “lunes al sol” ¿y sabéis por qué? Pues porque para mí todos los días son lunes, todos los días me pateo las calles, con sol o lluvia buscando soluciones.

Sigamos con mi Ayuntamiento y sus AAVV de la Zona Norte, esos que se rieron cuando les propuse un proyecto de empresa para atenuar el paro en la zona, (menos mal que no les propuse los 5 que tengo en el bolsillo, es que mi paga no da para tener cartera) pero si le han dado un curso a una ONG para uno de mis proyectos.

Otra para mi Ayuntamiento, el mes pasado propuse declarar a Granada “Ciudad libre del Copago” y crear un “Banco de Medicamentos” donde se incluya los 500 medicamentos excluidos de las recetas, veremos en qué queda la cosa, lo que es seguro es que están peleando como gato panzarriba por un “Banco de Alimentos” para la zona

Sigo con mi Ayuntamiento, (parece que la he tomado con ellos, pero no es así, después de tener 20 años un gobierno “conservador” no es cosa de meterme con un gobierno progresista) pues la semana pasada el Ayuntamiento, por medio de su concejala convocó una reunión de todas las religiones, “confluencia de religiones” se llamaba, hasta el título era prometedor, asistieron los representantes de las religiones con más representación en la zona norte, (eché de menos a algún representante de la religión hebrea, quizás porque el status de la zona no esté a su altura) la reunión discurrió con los mejores propósitos de los hombres y mujeres de fe, tanto que a los que no teníamos tanta fe nos impregnaron de ella.

Aún antes de la reunión sabía que podía ser una oportunidad única para que este mundo respirara un poco de paz entre tantas maldades, pero mi largo recorrido en estas lares me hacía suponer que si no se dejaban atados estos encuentros con un lazo de implicación motivada por necesidades de supervivencia, los encuentros se irían vaciando de contenido y asistencia.

Suponiendo todo esto me preparé “el motivo y la motivación” para la siguiente reunión, que se implicaran todos en una Fundación que canalizara los fondos para la creación de empresas que dieran trabajo y con ello futuro a nuestros parados.

¿hay algo más hermoso que crear trabajo para nuestros jóvenes? es darles futuro y dignidad, y si ese trabajo es para los creyentes de todas la religiones, para todas las etnias, sería darle futuro y dignidad al mundo. Hasta, por necesidad podríamos acoger a más refugiados.

Mi sorpresa fue al asistir a la segunda reunión, me encontré con grandes ausencias, solo había representación de dos religiones, la musulmana y la católica, hasta la concejala que fue la inspiradora del primer encuentro no asistió, hasta el título de “Confluencia de Religiones” fue sustituido por otro de reunión comunitaria, quedando la “Confluencia de Religiones” relegada a un tercer puesto en los temas a discutir.

Os lo aseguro, mis pies removían la tierra dentro del tiesto, no obstante les expuse la idea de crear una Fundación como eje vertebrador de fondos para crear trabajo y motivo para que la confluencia no quedara en palabras vacías.

Todos confusos, parecía que nadie entendía la importancia de lo expuesto, y no lo entendieron, porque seguidamente siguieron con sus programas, las fiestas de los barrios, sus quejas por que el Ayuntamiento no los financiaba, ya ves tú, si hasta querían poner mesas para hacer una encuesta, para ayudar a la Universidad, como si la Universidad no tuviera licenciados en esta rama de sociología locos por hacer este trabajo.

Mi deo gordo del pie asomaba ya nervioso de la tierra del tiesto.

Pedí turno de palabra… los festejos seguían, cada cual vendía las excelencias y cohetes de sus festejos, algunos hasta seguían aún con su tiempo acabado, mi turno de palabra no llegaba, cucha, se lo han dado a este que lo había pedido después que yo, bueno pediré otra vez el turno… al final la chica que coordinaba aquello dijo: “ bueno, como ya no tenemos más tiempo, lo dejamos para la próxima reunión, ahora nos tomamos unos canapés que hemos preparado”

Mis pies no salieron del tiesto, se dispararon fuera de él.

Y solté toda la rabia que tenía acumulada durante toda la reunión. En mi vida he hablado tanto en una reunión, y curioso las palabras llegaban sin tener que buscarlas, sin que se me olvidaran las más necesarias.

Y es que, compañeros, no hay nada mejor que sacar los pies del tiesto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s