AÑO NUEVO, VIDA NUEVA.

Ante la realidad que tenemos en España de tantos millones de familias bajo el umbral de la pobreza y tantas familias que han bajado aún más, dejando la pobreza como una meta a alcanzar, pues su pobreza ha llegado a los límites de la miseria, me resulta difícil desearle una feliz Navidad a nadie.
Solo os deseo un nuevo año revolucionario, como única fórmula para que el año que viene tengamos algo que celebrar.
Dado que los políticos que nos han tocado no son más inútiles porque no tienen más carreras, dado que la única carrera en la que son Cum Laude es la Carrera de San Jerónimo, dado que los límites de la pobreza es un pozo donde cada vez se incorpora más gente, os animo a pensar si merece la pena aceptarlo con resignación cristiana o por el contrario vale la pena rebelarse, no os hablo de inútiles manifestaciones, ni de una desobediencia civil, a los que tienen tan poco que ni siquiera tienen nada que desobedecer, os hablo de una revolución en toda regla, una revolución contra el sistema impuesto, cada uno sabe cómo hacerla porque la miseria agudiza el ingenio.
Pero esta revolución debe ser individual, ya que la unión en este sentido es la única que no suma fuerzas, pues tardarían poco en convertirla en contrarevolución como han hecho hasta ahora.
Por ese motivo no quiero a nadie a mi lado, mi trayectoria como activista lo demuestra, pero el que no quiera a nadie no quiere decir que quiera para mí solo la autoría de mis actos, todos ellos están calculados para poder hacerlos una persona sola, pero la efectividad está en que sean muchas personas solas las que hagan estos actos, muchos “lobos solitarios” despiertan más simpatías que las acciones multitudinarias, y son más perjudiciales al sistema.
Cuando ocupé el INSS yo solo el mismo día que estaban debatiendo en el la engañosa subida de las pensiones al 0´25 lo demuestra al tener la difusión que tuvo, pero ahí quedó sin nada positivo al no haber nadie que hiciera lo mismo.
La moción de censura ciudadana que mandé al gobierno de España vía subdelegación del gobierno pudo ser muy efectiva si en lugar de hacerla solo hubiera sido un millón de personas los que se la hubieran mandado, ¿es que no hay motivos para hacerlo?
En el blog tenéis tantas acciones realizadas que más bien parece una escuela de activismo social, y no tendremos mejor ocasión que la que ahora tenemos propiciada con la bajada de moral de este despótico gobierno a consecuencia del revés obtenido a su nefasta política en Cataluña.
Actualmente estoy recogiendo firmas para que Granada sea declarada ciudad libre del copago y que sea creada un banco de medicamentos para asistir a ese 12% de la población que no puede pagarlos, esto a lo que pocos le han dado importancia significaría el ataque más potente que le podemos dar a este sistema capitalista de separación de clases que intenta que la brecha abierta entre las clases sociales sea cada vez más amplia, y lo que es peor, su intento de ir eliminando al más puro estilo nazis a ese sector de los no productivos, de los que ya no pueden crear más riqueza que alimenten sus fechorías.
Compañeros, estamos solos, ni siquiera nos han dejado la confianza de tener a alguien al lado en quién poder apoyarnos, a alguien que no tengamos la duda de estar manipulado para entorpecer lo positivo que podamos hacer, por ese motivo… solos somos muchos más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s